Manual de uso Sacatusaco

 
1. Introducción a los saco térmicos: 

En sacatusaco queremos que le saques el máximo partido a nuestros sacos térmicos de semillas y para ello hemos creado está sección en la que podrás ver al detalle la manera de usarlo. 
En primer lugar nos gustaría indicar que si al margen de lo indicado en este manual le surge cualquier tipo de duda, puede ponerse en contacto con nosotros en la siguiente dirección de correo contacto@sacatusaco.com  y muy gustosamente le aclararemos sus preguntas, incluyéndolas en nuestra sección de preguntas frecuentes FAQ si consideramos que puede ser de interés para cualquier persona que acceda a Sacatusaco.com. Por supuesto, que se hará referencia a la pregunta y no al usuario, el cual mantendremos  en el anonimato, siguiendo las leyes de privacidad de datos. 
Las instrucciones de como usar que vamos a aportar son únicamente válidas para los sacos térmicos de Sacatusaco.com pues difieren en composición y diseño a los de otras marcas. Y ahora sí, pasamos a explicar la utilización de nuestros saquitos.
 


2. Para qué sirven nuestros saco térmicos: 

Independientemente del modelo que utilicemos debemos saber que el uso de nuestros sacos térmicos puede ser de dos maneras, una es aportando calor al saco y la otra es aportando frío al mismo. Hay clientes que nos han indicado que los usan a temperatura ambiente para dar buen olor en cajones o armarios o simplemente como pequeño cojín y ciertamente no hay problema en ello, realmente nuestros saquitos son eficaces al usarlos de esta manera, pero como indicamos anteriormente queremos que les saques el mayor partido posible.

Cuando aportamos calor al saco térmico se utiliza principalmente para aliviar dolores leves de diferentes tipos, como pueden ser muscular, articular o tendinitis. Nuestros modelos de saquitos están diseñados pensando en este tipo de dolencias, así tendremos los sacos sacos báscios para dolores articulares principalmente, como muñecas, codos o rodillas y después tendremos los sacos térmicos plegables y cervicales pensados en molestias musculares como tortícolis, contracturas en la espalda o dolor de riñones.
Por otro lado si aplicamos frío su utilidad varía y en este caso ayudaran en inflamaciones producidas por golpes, en esguinces, picaduras o hinchazón de pies. No recomendamos su uso en heridas abiertas ya que puede ser necesario un tratamiento médico. Por otro lado, también se pueden usar para noches calurosas, tener uno de nuestros sacos térmicos bien fresquito en la cama puede ser muy placentero. 
Además de la temperatura influyen las propiedades de las plantas que usamos en su composición, que no solo producen una agradable fragancia sino que tienen ciertos beneficios sobre el organismo. Desde Sacatusaco.com te invitamos a que visites nuestro apartado de plantas donde podrás informarte "nuestras plantas".
 


3. Modo de empleo aplicando calor:

El modo de empleo es sencillo e intuitivo, basta con calentar uno de nuestros sacos térmicos y situarlo en la zona afectada ya sea leyendo, viendo la televisión o frente al ordenador por poner algunos ejemplos. La pregunta es cómo y durante cuánto tiempo lo caliento antes de usarlo. Bien, existen dos maneras de calentarlo, la más rápida que sería meterlo en un microondas y otra para personas que no les guste o no posean este aparato que sería introducirlo en el horno. 
Microondas: Es difícil dar una respuesta exacta ya que depende mucho de la potencia y la marca del microondas. Nuestra recomendación es ponerlo a calentar durante 2 minutos y cuando se acaben comprobar su temperatura y si no está muy caliente darle 30 segundos más. En caso de no ser suficiente repetir el paso dándole 30 segundos más. Esto solo lo realizarás las primeras veces hasta que después sepas el tiempo exacto que tardará en estar a temperatura correcta, que normalmente rondará los 2:45 y los 3:10 minutos. Nunca sobrepases 3:30 minutos pues podrías quemar el saquito y este perdería sus propiedades en el mejor de los casos. 
Si se desea utilizar el saco térmico en repetidas ocasiones habrá que tener en cuenta que si está ya está algo caliente o templado no será necesario calentarlo la próxima vez durante tanto tiempo. 
También hay casos en los que el saquito se puede utilizar en niños muy pequeños (el saco térmico básico principalmente) o personas con diversos problemas de alteraciones en la sensibilidad de la piel, donde los sacos térmicos deben calentarse menos. Con que éstos queden templados será suficiente por lo que lo recomendable es calentar entre medio minuto y un minutos dependiendo de cada caso. En el caso de bebés, el adulto siempre deberá comprobar que el saco no está demasiado caliente, probándolo en él mismo durante un minuto. Además, para máxima seguridad, no recomendamos aplicar sobre la piel directamente, siempre con ropa o una mantita y por supuesto, no usar el saco térmico en pieles irritadas.
No deben meterse nuestros saquitos en el microondas si este se encuentra sucio, pudiéndose calentar con algún tipo de bolsa especial para microondas si desea, para mayor seguridad. Recordamos desde Sacatusaco.com que los saquitos térmicos no se pueden lavar, para pequeñas manchas únicamente se podrá utilizar un paño húmedo.
Horno: En este caso es más complicado aún dar un tiempo concreto, a modo orientativo suele ser alrededor de 9 minutos a 170º pero podría variar, dependiendo del horno, llegando a los 10 o incluso a los 11 minutos. La mejor manera es comprobar su temperatura manualmente a intervalos de tiempo de 45 segundos.
Di igual forma que en el mircoondas, si se desea utilizar el saquito térmico en repetidas ocasiones habrá que tener en cuenta que si ésta ya está algo caliente o templado no será necesario calentarlo la próxima vez durante tanto tiempo. 
Para el uso en bebés y personas que poseen alteraciones en la sensibilidad, hay que tener exactamente las mismas precauciones indicadas para el microondas en este mismo apartado 3. Por favor, si no ha leído ese apartado rogamos que lo haga.


4. Modo de empleo aplicando frío: 

Lo primero que deberá hacer es meter uno de nuestros sacos térmicos en el congelador introduciéndolo previamente en una bolsa hermética, o al menos muy bien cerrada, para que no se moje, no se manche y no coja olores indeseables. Nuestros sacos pueden permanecer allí durante todo el tiempo que desee, utilizándolo cuando lo necesite. El tiempo mínimo de enfriado será entre una y 2 horas en función del tamaño del modelo de saco que esté usando.
Cuando usted desee utilizar el saquito solo tendrá que sacarlo del congelador y de la bolsa en la que lo introdujera y colocarlo sobre la zona quiera refrescar o aliviar.
Hay que poner cuidado al colocarlo en la cabeza ya que en ocasiones el saco puede estar muy frío. No existe ningún problema en situarlo en la cabeza pero no lo exponga durante demasiado tiempo y si está a demasiada baja temperatura deje pasar unos minutos antes de usarlo.


 
5. Advertencias y precauciones:

Desde Sacatusaco aconsejamos seguir las recomendaciones que se dan en estos puntos anteriores del manual, pues superar los tiempos indicados podría no solo causar deterioro en el saco térmico, sino que  podrían provocar pequeñas quemaduras si no se usan correctamente. Especial atención al punto 3, donde se indican los tiempos y el uso en bebés o personas con alteración en la sensibilidad de la piel.
Nuestros sacos térmicos no se pueden lavar, ni ser mojados, el uso de algunos productos sobre el saco térmico lo deteriorará. Se aconseja guardar en lugares secos y sin humedades. En caso de tener alguna manchita se podrá lavar en seco con un paño húmedo. No aplicar sobre heridas abiertas de ningún tipo. 
Los sacos térmicos de Sacatusaco.com no sustituyen bajo ningún concepto, los tratamientos, recomendaciones e indicaciones de personal médico o sanitario profesional. Los saquitos de Sacatusaco.com sencillamente buscan en bienestar y una experiencia de relajación para las personas , a través de medios naturales, pero no tienen ningún tipo de certificación médica profesional.


Aceptar

Si! también usamos cookies! continua navegando si aceptas su uso, Gracias!