Artículo 2: Sacos térmicos ¿En caliente o en frío?

Un saco térmico de semillas no ofrece ningún tipo de tratamiento y desde Sacatusaco siempre indicamos, que se acuda a un profesional.  Lo que si nos aporta, es una ayuda a la hora de aliviar dolores producidos por diversas patologías.

Los efectos que produce en nuestro cuerpo el calor, son muy distintos a los que produce el frío, por lo que en función del dolor que tengamos, aplicaremos uno u otro.  En este sentido, cabe mencionar que existen centros especializados de termoterapia y crioterapia, que se ocupan del tratamiento de lesiones y enfermedades por medio de la aplicación de calor y frío en nuestro cuerpo.

Cada persona tiene un nivel diferente de sensibilidad, por lo que, al aplicar un saco térmico en caliente hay que tener cuidado de no quemarse la piel, lo que queremos es una sensación agradable de calor. Recuerda que el frío también quema la piel, por lo que habrá que tener el mismo cuidado a la hora de aplicarlo.

Efecto del calor en el organismo

Al aplicar calor en el cuerpo, se produce una vasodilatación, esto quiere decir que los vasos sanguíneos aumentan y con ello se genera en nuestro organismo una reacción en cadena que genera diversos beneficios.

-          En primer lugar, se produce hiperemia, que es un aumento del flujo sanguíneo, mejorando la circulación, y con ello el metabolismo, ya que se provoca oxigenación celular, nutrición de tejido, mejoran las defensas, y se genera un aumento de elastina haciendo más flexible nuestra musculatura. Como consecuencia, disminuirá la presión arterial por lo que no es recomendable utilizar un saco térmico en periodos de tiempo muy largos (no más de 30-40 minutos) ya que podría sufrir algún mareo.

-           Efecto analgésico, gracias a los estímulos de calor prolongados en el tiempo, que provocan relajación muscular y producen un efecto sedante en el cuerpo. Esto es muy útil en patologías crónicas ya que aliviará el dolor.

-          A nivel digestivo, el calor favorece la el proceso de peristalsis (contracciones y relajaciones del tubo digestivo para movilizar los alimentos). Esto facilita la digestión y además es útil cuando se tienen problemas de estómago ya que actúa levemente como laxante.

Sabiendo esto, un saco térmico de semillas en caliente, aliviará el dolor y nos será de ayuda principalmente en contracturas musculares y agujetas, en lesiones musculares prolongadas en el tiempo, dolor cervical y lumbalgias, dolores reumáticos y crónicos, dolores de estómago como son los cólicos, dolor menstrual. También facilitará en cierta manera el sueño y nos relajará en situaciones de estrés.

Aunque un saco térmico puede ser un producto que gusta mucho, lo cierto es que en caliente no es recomendable en ciertos casos como pueden ser personas con cardiopatías, con inflamaciones agudas o con alteraciones en la sensibilidad cutánea.

<a href="http://www.freepik.com">Designed by Freepik</a>

Efecto del frío en el organismo

Cuando aplicamos frío en nuestro cuerpo sucede lo contrario.

-          Se produce vasoconstricción, esto es que los vasos sanguíneos encogen y con ello se aumenta la presión arterial. Gracias a esto disminuye la frecuencia cardiaca y el ritmo metabólico. Se podría decir que cuando aplicamos frío, nuestro organismo se ralentiza. Por este motivo el frío se suele utilizar en procesos antiinflamatorios.

-          Cuando aplicamos frío en nuestra musculatura, esta se duerme por lo que también se genera un efecto analgésico y sedante.

En el caso del frío no es conveniente usar un saco para fines terapeúticos, más de 10 minutos si está muy frío, ya que se al cabo de poco tiempo se produce el efecto contrario al deseado. Esto ocurre porque nuestro cuerpo lucha contra la bajada de temperatura, el frío encogerá nuestros vasos sanguíneos pero nuestro cuerpo en pocos minutos reaccionará, y hará que el cuerpo se caliente, aumentando el diámetro de los capilares y provocando el efecto contrario a lo que queríamos.

De igual manera que con el calor, hay casos en los que no es recomendable utilizar un saco térmico frío, principalmente en personas con cardiopatías y problemas arteriales.

Con todos estos datos,  la conclusión es que la aplicación de un saco térmico de semillas en frío es muy útil para procesos inflamatorios en sus 2 ó 3 primeros días, ya sean producidas por roturas fibrilares, esguinces o torceduras, también se puede usar para reducir el dolor en traumatismos o contusiones, picaduras, migrañas y pequeñas jaquecas.

Por supuesto, siempre se puede usar un saco térmico de una forma menos terapeútica y que al menos, en Sacatusaco, nos gusta más. Si tienes calor te lo pones fresquito y si tienes frío te lo pones calentito. Si lo deseas, puedes ver un amplio catalogo en nuestra sección de sacos térmicos Sacatusaco.