El inicio del saco térmico de semillas, modelos básicos o tradicionales

Hace eones, cuando las bolsas de agua caliente reinaban en las casas de nuestras abuelas, y debajo de cada mantel había un brasero, un aparato eléctrico de forma cúbica llamado microondas comenzó a aparecer en todas las cocinas del mundo y con ello, un pequeño cojín relleno con semillas emergió poco a poco, ofreciendo una experiencia de calor de una manera fácil y segura que perdura hasta nuestros días. De esta forma tan chuli o rara, como prefieras definirlo, empezamos con los sacos térmicos de semillas básicos o tradicionales, o lo que antes eran los sacos térmicos de semillas, a secas.

Hoy en día existen diferentes tipos de cojines térmicos artesanales para microondas, con diferentes formas, diseños, utilidades... pero hace unos añitos esto no era así. Básicamente lo que había era un cojín rectangular de unos 30 ó 40 cm relleno se semillas, ¡ya está! sin aromas, sin subdivisiones que lo hicieran más ergonómico, sin formas, y generalmente fabricados de manera particular con la primera tela que se pillaba y rellenos con arroz, aunque esto afortunadamente ha ido desapareciendo con los años, ya que no es una buena semilla para hacerlos.  

Antes de seguir leyendo, si lo que quieres es adquirir un saco térmico Basic porque lo tienes claro, ¡quieres sacar tu saco ya! Te dejamos un enlace a nuestra tienda de sacos térmicos Basic

Adiós bolsa de agua, hola saco térmico

Aunque pueda parecer que los saquitos eran muy simples en un primer momento, lo cierto es que mejoraban muchísimo lo que ya había, puesto que tenían una característica imprescindible y una de las bases del saco térmico actual, está era ni más ni menos que la seguridad. Y es que antes lo que se solía usar era la bolsa de agua caliente y eso te obligaba a estar muy alerta, una pequeña fuga, un tapón mal cerrado o derramar el cazo de agua casi hirviendo al llenar la bolsa, eran actos solo realizables por auténticas heroínas, nuestras madres y abuelas. 

Otra de las mejoras que ofrecen los sacos térmicos de semillas para microondas básicos, es la comodidad, otra cualidad que han heredado los sacos de ahora. No es que sean más cómodos que la bolsa de agua, que lo son, es más la facilidad de usarlo, ya que coges el saquito del cajón, lo metes en el micro y en un par de minutos ¡listo para usar! Esto era hasta mágico en comparación a tener que encender el gas, sacar el cazo, calentar el agua, llenar la bolsa...eso si, un respeto a la que nosotros llamamos la abuelita de los sacos térmicos, la bolsa de agua lleva años y años aliviando dolores de todo tipo en todo el mundo y aún se sigue usando.

Seguridad y facilidad de uso son sus principales beneficios aunque también se adaptan mejor al cuerpo y son más ergonómicos, tienen aroma a plantas naturales como son la lavanda o la mejorana, o son más respetuosos con el medio ambiente.

Evolución del saco térmico para microondas modelo básico

El saco térmico de microondas básico o tradicional con respecto a los modelos nuevos como el plegable o el cervical, sale peor parado que con la bolsa de agua, y es que las subdivisiones de los sacos térmicos actuales, hacen que estos tengan las mismas características pero optimizadas. Encima en Sacatusaco no le dejamos en paz, siempre viendo que detalles se le pueden mejorar, ¡no lo dejamos tranquilo ni un momento!

La verdad es que si un cojín térmico sin subdivisiones es un notable, los modelos nuevos con sus celdas son un sobresaliente, ¡ojo! hablamos entre los modelos Sacatusaco.

  • En el caso del peso, un saco Basic pesa 200 o 300gr más, por lo tanto carga un poco más la zona dolorida
  • El trigo se mueve dentro del saco ya que no tiene subdivisiones, esto hace que sea más incomodo y puede sobrecargar la zona si el relleno se centra en un solo punto del cuerpo.
  • Las semillas además no están repartidas de forma equitativa y se calienta peor, tarda más en calentarse y menos en enfriarse.
  • Su forma rectangular hace que se adapte peor a zonas concretas como la cervical o las articulaciones.
  • Al necesitar más semillas, ocupa más espacio, siendo pero opción para guardar en cajones o metiéndolo en el microondas y congelador.

¿Por qué comprar un saco térmico de semillas básico?

Si has leído con atención todo lo que hemos escrito pensarás, ¿y entonces por qué comprar un saco térmico básico? ¡Si es peor en todo! Es menos cómodo, pesa más, se guarda peor... 

Pues porque en función de que para que necesites un saco de semillas térmico puedes optar por un modelo u otro, pongamos el caso de que sueles golpearte practicando un deporte de contacto, solo necesitas para bajar inflamaciones aplicar frío, no necesitas comodidad, ni que el el peso sea ligero, pues ahí se puede usar este saco. Supongamos que para lo que quieres el saco es para calentar la cama antes de acostarte, pues el modelo básico ¡es perfect! Te va a valer igual que cualquier otro modelo. En resumen, en función de tus necesidades necesitaras unos sacos térmicos u otros. Y claro está, es un saco térmico de semillas barato. 

Un saco térmico de semillas barato

El modelo básico es un saco térmico de semillas barato, con esto no queremos decir que sea un mal cojín térmico, ¡ni mucho menos! es un saco térmico económico porque es más fácil de fabricar y lleva menos tiempo, pero la calidad de los materiales como son las plantas aromáticas, la tela o las semillas de trigo es muy alta. Eso si, hablamos de los modelos Sacatusaco, que todos tienen los materiales de primerísima calidad, donde el trigo y las plantas aromáticas son de cosecha propia y de temporada.

Con respecto a sacos térmicos baratos solo añadir que hay que tener cuidado, como todo en este mundo, a veces lo barato sale caro, por eso desde Sacatusaco te invitamos a que no te la juegues, ¿quieres un saco térmico artesanal de los de toda la vida? ¿un saco térmico de semillas económico? entra en nuestra tienda de sacos térmicos de semillas Basic y ¡saca tu saco ya!


Aceptar

Si! también usamos cookies! continua navegando si aceptas su uso, Gracias!